«Lo peor era llamar a tus amigos y que no te contestaran. No saber si estaban bien o mal»

Testigos y curiosos se acercaban al puerto de Vigo el día después del suceso para comprobar con sus propios ojos cómo había quedado la zona cero del suceso


Comentarios