María: «Existe una prohibición no escrita de caer enfermo»