«Es mentira que un niño con diabetes no pueda comer azúcar»

Iria es mamá de Xavi, un niño de cuatro años al que casi nada más nacer diagnosticaron diabetes tipo 1. Hoy, con ayuda de una bomba de insulina y un férreo control de las cantidades, puede comer lo mismo que sus compañeros de clase


Comentarios