El síndrome del edificio enfermo

La mala ventilación y los conductos del aire sin limpiar facilitan la acumulación de bacterias