«Mis hijas pasaron de ser las hijas de Guillermo a las hijas del cura»

Él está casado pero el arzobispado le ordenó y gracias a eso pudo oficiar ceremonias, entre ellas la boda de su hija mayor. Guillermo Cedeira fue el primer diácono permanente nombrado en Galicia.


Comentarios