Una joya natural escondida en la ría de Pontevedra

Hoy las olas retroceden y dejan abierto un paso natural de arena que nos permite visitar la isla de O Santo, en Ardán, Marín. Allí todavía se conservan los restos de la ermita que un día albergaron la figura que da nombre al islote


Comentarios