El taxista que halló el cuerpo: «Estaba moi descomposto, faltaba carne no cráneo»

José Luis Burgos, taxista en Friol, tenía las llaves de la propiedad de Labajjo Grandío porque se las había dado para ayudarle por sus problemas de movilidad. Lo llevaba a por comida con frecuencia, pero hacía semanas que no le cogía el teléfono.

I. G.
Comentarios