La «playmate» bromea con el piloto en la cabina durante un vuelo entre Londres y Nueva York