«Juego de Tronos»: El paseo de la vergüenza de Cersei

Por todos sus pecados, la Lannister es obligada a ir hasta el castillo real atravesando desnuda y sin su larga melena las calles de Desembarco del Rey