¿Por qué no nos aplasta la atmósfera?

El peso que ejerce el aire sobre cada uno de nosotros equivale a un cubo de plomo de 17.500 kg. La presión desciende con la altura y aumenta por debajo del mar, añadiendo el peso de una nueva atmósfera cada diez metros de profundidad


Comentarios