Unos turistas canadienses se niegan a pagar el alquiler por el ruido de O Grove

La plataforma AirBnb acepta las quejas y arrebata a la casera el 25% del alquiler, teniendo que asumir pérdidas tras una semana de alojamiento de unos 200 euros. Los huéspedes, además, dejaron rotas tres persianas, demostrando poco civismo.


Comentarios