Tu jefe puede estar espiándote

El uso más extendido de las minicámaras es el control laboral en empresas. También en comercios para prevenir robos: externos y de los propios empleados. Además de detectives e investigadores, particulares las usan camufladas en objetos cotidianos.


Comentarios
{ }