Platini: «Mi conciencia está limpia»