Tatiana solo tiene gratitud para todos los que la ayudaron: «A casa que quería o meu home está case feita»

Tatiana Alves perdió a su marido, José Secundino, hace un año. La muerte repentina de su marido la dejó sin hogar, dado que vivían de alquiler y con dos hijos a cargo. Una ola de solidaridad sin precedentes ha hecho posible garantizarles un techo.


Comentarios