Nunca un muuu sonó tan feliz

Con emoción vivieron Inés y Mario, los responsables del refugio, la llegada a Santiago de Martina y las otras catorce vacas liberadas del estado de abandono en el que se encontraban, muertas de hambre y sed, en una granja de Boiro.


Comentarios
{ }