Un instante de felicidad

La toma de posesión de Agustín Hernández, acompañada de silbidos en la calle, fue una jornada aparentemente feliz que terminó sin vino español