La discípula aventajada de un Nobel

La luarquesa Margarita Salas recogió el legado de otro vecino de Luarca, Severo Ochoa, confirmándose como una de las científicas más prestigiosas del mundo