Engañando a Richard Gere

Richard Gere vuelve a las pantallas coprotagonizando «Infiel», bajo la dirección del polémico Adrian Lyne Una semana de transición en las salas de cine gallegas, a la espera de que llegue «Spiderman», la archipublicitada producción que se lanzará coincidiendo con el inicio de las vacaciones escolares. Aún así, la oferta de estrenos es considerable. Dos películas francesas («Érase una vez...» y «Confesiones íntimas de una mujer»); una norteamericana basada en otra también francesa («Infiel»), dos españolas («Smoking Room» y «X») y un made in Hollywood que intenta salirse del tópico («La casa de mi vida»). «Infiel» espera atraer a los cines con el atractivo de la dirección de polémico Adrian Lyne y el de ver a Richard Gere como marido engañado.

Richard Gere: «Yo siempre seré el gigoló, no puede haber otro»

El director de «Atracción fatal», Adrian Lyne, convierte al actor en un hombre al que su esposa engaña con Olivier Martínez Richard Gere ya no es el que era. El director Adrian Lyne, responsable de ¿Nueve semanas y media¿ o ¿Atracción fatal¿, ha convertido al seductor por antonomasia en un marido engañando. En «Infiel», que el viernes se estrena en España, Gere ha cedido el papel de sex-symbol al francés Olivier Martínez, un heredero al que el actor que debutó con «American gigoló» considera «mucho mejor que yo» a la hora de seducir a las mujeres. Gere estuvo en ayer en Madrid fiel a su aspecto y a su distendido sentido de la existencia. Una actitud que le permitió bromear sobre su pasado: «Yo siempre seré el gigoló, no puede haber otro».