A la Xunta le faltó un cariño

Tras el cambio de gobierno, en Vilagarcía se esperaba un guiño presupuestario para el 2012 que sin embargo no llegó