Protestas frente a la residencia de Cameron

Panamá, Panamá

Panamá es, más que un paraíso fiscal, un limbo cuya historia capicúa comienza con un pirata y termina con un banquero que se llamaban igual