«Casa Ciencias, ¡dígame!»

María Balado atendía el teléfono -lleva cinco lustros haciéndolo- mientras Alfonso Guerra explicaba los dibujos de su corbata roja al lado de las manzanas de Newton