No todos quieren a Oscar

Marlon Brando, Woody Allen, Katherine Hepburn o Bernard Shaw descalificaron los galardones del cine David Niven, con su atildado aspecto de dandy británico, se disponía a anunciar el ganador de un Oscar. De pronto, por detrás de él, apareció un hombre desnudo, que cruzó el escenario corriendo. La salida de Niven no estaba en el guión de la gala. Con una leve sonrisa, sin perder la compostura, dijo: «Ha sido su única oportunidad de mostrar sus pequeñeces». Durante 74 años, la ceremonia de los Oscar, el espectáculo que convoca a una mayor audiencia a nivel mundial, ha ofrecido terreno fértil para toda clase de anécdotas, incluidas las de quienes se han negado a participar en la gran fiesta del cine.

«Soy un Papá Noel calvo que viste de negro», dice la imagen de la Lotería

Clive Arrindell promociona una película en A Coruña España soba a un calvo para atraer a un Gordo. No a un «pelao» cualquiera. A Clive Arrindell, protagonista del anuncio de la Lotería de Navidad. «Ese personaje tiene algo de sobrenatural, por eso fascina», explica este actor, que visita Galicia para promocionar «Bellas durmientes», la ópera prima del gallego Eloy Lozano.

Ladrones de lujo

«The score» ofrece el mano a mano de dos estrellas como Robert De Niro y Marlon Brando

Brando y De Niro protagonizan mano a mano el filme «The score»

Los actores más imitados y respetados de Hollywood intervienen en el primer drama dirigido por Frank Oz No todos los días es posible ver juntos a Marlon Brando y Robert De Niro en la gran pantalla, algo que el público americano puede hacer desde el pasado fin de semana con «The Score». La película ha sido dirigida por Frank Oz, que hasta ahora había destacado en el terreno de la comedia y que, con esta cinta, se ha adentrado por primera vez en la trama dramática, aunque con un argumento que resulta bastante familiar para quienes hayan visto las más recientes producciones de Hollywood.

Las otras normas del mercadillo

El tiroteo del viernes puso de manifiesto la existencia de una ley del silencio entre muchos de los feriantes El tiroteo del pasado viernes en el recinto ferial de Pontevedra puso de manifiesto la existencia de una ley no escrita entre la mayoría de los feriantes. Este es un código que no necesita de jueces o policías, pero que estos vendedores ambulantes respetan, en ocasiones, influidos por el miedo a represalias o por la propia tradición familiar. Son unas normas que, ante todo, imponen una ley del silencio frente a policías, periodistas o cualquier persona que intente recabar información sobre sucesos como aquel.

Cotos privados en medio del mar

Numerosas islas gallegas siguen en manos de particulares a pesar de los intentos de recuperarlas como espacios públicos No todo el mundo tiene que soñar con ser Marlon Brando para tener su propia isla. Tampoco es necesario convertirse en un solitario robinsón. Como sucede con algunos islotes gallegos, a veces basta con ser «hijo de» y beneficiarse de una herencia, o simplemente comprar islas como quien compra otra cosa o, más simple aún, tener uno de esos largos y complejos apellidos nobiliarios. El desembarco del conselleiro Xosé Cuiña sobre la arena blanca de Cortegada es una buena disculpa para recordar que numerosas islas gallegas aún están en manos privadas. La amenaza de la expropiación siempre está presente.