«Ya nos tardaba sentarnos frente al fuego»

Lo que me gusta del otoño es...

Será por sus colores, porque todavía no hace mucho frío o porque parece que todo empieza de nuevo. El otoño tiene su encanto. Quedarse hasta las diez en la playa está bien, pero ¿y si cambias eso por una copa de vino y una reunión de amigos alrededor de una chimenea? ¿O una tarde de compras? He aquí tres buenas razones para recibir con una sonrisa a la estación de la caída de las hojas