Las estufas para la fumata ya están listas.Gianfranco Ravasi

Dos estufas para asegurar el color de la fumata

Una de ellas se usará para quemar las papeletas de las votaciones y de la otra saldrá el humo blanco, «la fumata blanca», que indicará al mundo que ya hay sucesor de Benedicto XVI