La calle no quiere pagar la factura

Nerviosos, sin saber muy bien qué va a pasar en los próximos meses, los neoyorquinos esperan que el plan de rescate funcione. Aunque lo hagan con resignación