Mandar es cada día más difícil

Los líderes tienen problemas para imponerse en sus propios partidos al agudizarse la tradicional crisis de autoridad española