Digiriendo la derrota

El propio Rubalcaba elude darse por ganador del debate, mientras deja en el aire uno de sus dos mítines gallegos