De confidente a enemigo

Diego Torres creó la fundación a la que se incorporó el duque de Palma