«¿Garoña? Ni me da ni me quita»

Los trabajadores y sus familias defienden la central nuclear, ante la indiferencia de muchos vecinos, que tampoco confían en que el Gobierno cumpla sus planes