La tecla que nadie quiere tocar

El sistema impositivo español está desequilibrado, el Estado necesita nuevos ingresos y perdura aún un elevado fraude. El modelo fiscal pide una reforma