¿Por qué tanta prisa?

El movimiento «slow» es una filosofía de vida que anima a levantar el pie del acelerador para vivir a la velocidad de un caracol.