Pozos de ambición

Ya en el 2003 se atrevió a meter a Adam Slander en Embriagado de amor, sorprendiendo a público y crítica en Cannes