Cambian los reyes de la pista

Nadal tendrá que convivir con un Djokovic que aspira a lo más alto y un Murray que aspira a terminar con el maleficio británico.