El rapto del pichichi blaugrana

En un año convulso como 1981, los sucesos llegaron también al fútbol con el secuestro del máximo goleador de la Liga. El delantero del Barça Enrique Castro «Quini» permaneció retenido durante cerca de un mes en el que su equipo se hundió en la clasificación, aunque él terminó la temporada como pichichi al añadir dos tantos a su cuenta después de ser liberado.