.

Aterriza... sin dejarte los oídos

Una de cada tres personas sufre dolor de oídos cuando viaja en avión. La causa es la diferencia de presión, sobre todo si el viajero está acatarrado, lo que agrava la situación. Masticar chicle, bostezar o practicar la maniobra de Valsava son soluciones que pueden calmar el malestar. Las azafatas también tienen sus trucos.