Forenses del Imelga definen al Chicle como una persona rencorosa y carente de empatía hacia el sufrimiento ajeno

Una médica que ha estudiado a la familia de Diana Quer  aseguró que «cuando baje el telón les queda la soledad a los tres»


Termina la sesión sexta

Concluye la sexta jornada del juicio por el crimen de Diana Quer. Para la sesión de mañana están llamados cuatro agentes de la Guardia Civil que se encargaron del rastreo y del análisis de los datos telefónicos, otros dos que analizaron el maletero del coche del Chicle, cuatro más que estudian vestigios y huellas en vehículos, un par más que reconstruyeron los hechos, así como tres que participaron en la inspección ocular. 

El Chicle, en la cárcel

Las forenses del Imelga destacaron que el Chicle muestra una "falta de empatía e de baixa afabilidade", salvo cuando "habló de su hija", apunta. Desvelan también una declaración que les hizo Abuín mientras trabajaban en el informe: "Que cando está en prisión non está mal de todo, que ten algún amigo e que se dedican a reírse dun xitano que ten un problema mental". También aseguran que con las personas más débiles muestra una "actitude máis impositiva".

Más de las forenses

Las forenses afirman que el Chicle tiene un rasgo de obsesivo compulsivo y que es capaz de controlar la ira y de posponer esa respuesta. Explican que Abuín les contó que en una ocasión esperó un año para romperle los dedos a una persona que se metió con la pareja con la que estaba.

Antisocial e intolerante

Las forenses definieron en su informe que el Chicle cuenta con un rasgo antisocial marcado, que es intolerante y que muestra falta de empatía a los sufrimientos ajenos. También que no sufre psicológicamente en la actualidad.

Falta de empatía

Las forenses apuntaron en el informe que hicieron sobre el Chicle que este mostraba un alto grado de resentimiento. Es una "persona susceptible que fácilmente se sinte insultada [...] que responde con rencor e que é capaz de gardar, diferir este resentimento".

Hablan médicas y psicólogas forenses del Imelga

Cuatro médicas y psicólogas forenses del Imelga comienzan a testificar en la sexta sesión del juicio. Se centran en una explicación muy técnica de los informes que realizaron sobre José Enrique Abuín.

Termina el grafólogo

El grafólogo, a las preguntas de la letrada de la defensa, asegura que sí hay cosas positivas del Chicle en el informe que realizó. "Son cinco folios de contenido peyorativo", asegura también el presidente del Tribunal del Jurado, que también le interroga sobre la legitimidad de esta disciplina y si es reconocida académicamente.

Interrogatorio

Fernanda Álvarez interroga al grafólogo para que explique su informe y en que se basa. El testigo asegura que hay más de 100 libros de bibliografía que corroboran su informe: "Hay una lectura objetiva de su escritura".

Especialista en psicología de la escritura

Fernanda Álvarez intenta tumbar al especialista en psicología de la escritura. El grafólogo afirma que la suya es una disciplina científica. "Me encanta que me haga esa pregunta", asegura, e incluso se ofrece a hacerle un análisis de la escritura de la letrada.

"Depredador sexual"

El grafólogo afirma con rotundidad que el Chicle: "es un depredador sexual" y que "puede saber cuándo poder ejercer el daño que necesita realizar". Asegura que padece "falta de empatía" y que al informe del perfil de Abuín Gey le dedicó una semana. 

El grafólogo

El grafólogo sigue explicando que, según los escritos que ha recibido, el Chicle "tiene gran habilitad porque saber mentir y manipular". Sobre su vida normal, asegura que "intentar ganarse la aprobación de los demás. Con la gente que considera más poderosa que él, pero con la que considera menos pasa a ese modo de imposición".

Receso y se retoma el juicio

Después de un parón de unos 20 minutos se retoma esta sexta sesión del juicio por el crimen de Diana Quer. Habla un grafólogo. "Es un individuo que no tiene control sobre sus instintos sexuales. No tiene ningún tipo de ética ni conciencia del daño hecho. Por eso puede ejercer la violencia sexual, con seguridad ya la ha ejercido y la va seguir ejerciendo".

 

Las indemnizaciones

La perito médica cierra su testimonio asegurando que las indemnizaciones a recibir por los padres de Diana Quer deberían superar los 120.000 euros, mientras que para Valeria sería de 40.000. "El daño que tienen estas tres personas es irrecuperable. Va a ser peor. La lucha por la justicia hace que se mantengan en pie [...] las secuelas van a ser de por vida", afirma.

"Cuando se baje el telón"

La perito asegura que "cuando se baje el telón les queda la soledad a los tres y vivir con esto". Confiesa que la que más sufre es Valeria: "es a la que más le está costando digerir lo sucedido, y para los padres es un doble sufrimiento". Asegura también que la joven se autolesiona para "que el dolor físico intente paliar el dolor emocional".

Médico especialista en valoración de daño corporal

Comparece una médico especialista en valoración de daño corporal, que hizo un informe de la familia a petición de la acusación particular. "Aquí hay cuatro víctimas, una mortal". Asegura que en los padres de Diana Quer han padecido un "trastorno depresivo severo", mientras que Valeria un "trastorno por estrés postraumático".

Cabeza gacha

El Chicle ha intentado ocultarse durante el tiempo que los cámaras de los medios de comunicación han podido entrar en la sala de la sección sexta de la Audiencia Provincial de A Coruña. 

Los policías

Los agentes afirman que no hay ningún punto de luz en el callejón que conecta la calle Venecia y el paseo de O Areal. Y que en el cruce entre ambas, antes del puente de San Antonio, también hay menos luminosidad. Cierran así su comparecencia.

Tres agentes de la Policía Local de A Pobra

Comparecen ahora tres agentes de la Policía Local de A Pobra, para determinar la cantidad de luz que había en la calle Venecia, lugar donde el Chicle asegura que se encontró y acabó con la vida de Diana.

Las imágenes de estos seis días

"Esta especie solo coloniza cuerpos muertos"

La entomóloga cierra su comparecencia asegurando que "esta especie solo coloniza cuerpos muertos". Destaca también que la pupa que se encontró en el pelo de Diana estaba vacía, esto quiere decir que la mosca ya había salido, proceso que dura como mínimo 20 días, lo que deja entrever que el cuerpo de la joven estuvo ese tiempo fuera del agua, ya que no son insectos acuáticos. Esto casa con la teoría de la acusación, que asegura que el Chicle volvió a la nave de Asados para volver a lastrar el cuerpo días después del 22 de agosto del 2016, momento de la desaparición de la madrileña.  

Sigue la entomóloga

Según afirma, esta larva de mosca (pupa) que se encontró en el pelo de Diana cumplió su ciclo vital, mínimo de 20 días. Esto concuerda con la versión dada por la fiscalía en su escrito de acusación, donde incide en que el cuerpo estuvo en la superficie del pozo durante este tiempo. "Esta especie necesita oxígeno, no es una especie acuática. Estaba en el pelo, lo cual quiere decir que el pelo estuvo fuera del agua para que esta especie pudiera desarrollarse".

La segunda testigo, una entomóloga

La segunda testigo es una entomóloga (científica de los insectos) que realizó un estudio a petición de los médicos forenses. El trabajo consistía en valorar cuánto tiempo habían pasado los insectos en el cuerpo de Diana Quer.

La probabilidad más alta

La letrada del Chicle busca tumbar el informe de ISV. Los ingenieros contestan que "no solo son dos puntos de luz". La abogada pregunta si no podría ser otro coche: "sería difícil que encajase cualquier otro modelo de vehículo [...] Esta es la probabilidad más alta", afirma uno de ellos. 

"Existe una correspondencia total"

Para cerciorarse que era un Alfa 166, consiguieron un vehículo igual y lo utilizaron para pasar por delante de las cámaras de la AG-11. Al superponer ambas imágenes pudieron determinar que "existe una correspondencia total" entre ambos coches.

El vehículo

"En el primer informe se determinan las medidas del vehículo". Para conocer qué coche era, afirman, estudiaron el gas lumínico de los faros y los pilotos, que son comparados con una herramienta de medición. Así llegaron al Alfa 166 del Chicle. 

Los reconstructores del vehículo

Los primeros testigos de hoy son dos trabajadores de ISV, la empresa que logró identificar el coche del Chicle gracias a la cámara seguridad de la gasolinera ubicada en la salida de A Tomada, en la autovía AG-11.

Los testigos de hoy

El juicio encara hoy la parte más técnica del proceso. Entre los testigos se encuentran dos testigos sobre la identificación del vehículo, un entomólogo, tres policías locales de A Pobra y seis forenses.

Votación
9 votos
Tags
Comentarios

Forenses del Imelga definen al Chicle como una persona rencorosa y carente de empatía hacia el sufrimiento ajeno