Ajoblanco con sardina marinada

Salimos del sota, caballo y rey de las sopas frías lanzándonos a un ajoblanco; un plato que, pese a su sabor, apenas se consume en Galicia

Raciones4

Se acerca el verano y esto implica que las comidas deben ser preferentemente ligeras, frescas y saludables. Así las cosas, apostamos por una sopa fría tradicional y de consumo frecuente en Andalucía y Extremadura, y apenas reconocible en otras zonas de España. El ajoblanco, la matriz de todos los gazpachos, es un plato que cumple los requisitos necesarios para salir del paso airosos los días de más calor. Y, de paso, le damos una oportunidad a un sabor nada común en Galicia.

Para rizar el rizo de esta elaboración, los autores de La cocina es vida rematan el plato con unas sardinas marinadas, un contraste de sabores extravagante pero acertado.

Ingredientes
150 g de miga de pan del día anterior
500 ml de agua fría
100 ml de aceite de oliva virgen extra
100 g de harina de almendras o almendras trituradas
1 diente de ajo
2 cucharadas de vinagre
Un envase de sardina marinada
Instrucciones
  1. En primer lugar ponemos la miga de pan a remojo durante una media hora. Posteriormente, escurrimos el pan y lo ponemos junto al resto de ingredientes, excepto el aceite, en el vaso de la batidora. Trituramos hasta obtener una crema homogénea

  2. Ahora solo nos queda seguir batiendo y añadir un chorrito de aceite como si fuera una mayonesa, para que así emulsione la mezcla

  3. Escurrimos las sardinas, las cortamos en trocitos y las repartimos en los platos con el ajoblanco. Terminamos con unas gotas de un buen aceite de oliva virgen extra. Mejor tomarlo después de haberlo tenido un buen rato en el frigorífico para que nos refresque la velada

Autor La cocina es vida Esta pareja coruñesa de «foodies», creadores del blog lacocinaesvida.com muestra en sus posts su manera de entender el mundo de la gastronomía y su defensa a ultranza de la cocina atlántica y el producto local.
Votación
56 votos
Comentarios

Ajoblanco con sardina marinada