Pasta negra con gulas y langostinos

Con un paso a paso para preparar la pasta en casa, esta receta aprovecha hasta el extremo el sabor a mar con una salsa que quita el hipo

Raciones4

Un plato de pasta es casi en el 100 % de ocasiones una opción ganadora. Si ya elaboramos todo en casa, el resultado puede ser inigualable. Bueno, esto si somos duchos en la materia, porque de lo contrario la opción que nos queda es acercarnos al supermercado de confianza y comprar un paquete de espaguetis, que resuelve lo que no está escrito.

Aunque en esta receta de Pilar de Mesa, responsable de los cursos de cocina Taller de mesa (A Coruña), damos la opción de preparar la pasta en casa, lo que realmente es importante para todos es bordar la salsa. El acentuado sabor de las gulas (que aunque no son lo más sano del frigorífico tampoco hay que volverse locos si les hacemos un hueco algún día que otro) y na mezcla en la que hasta las cabezas de los langostinos tienen un papel fundamental, hacen de este plato un manjar. Por no hablar de que nos beneficiaremos de esos nutrientes propios del marisco: bajos en contenido graso, acumulan valiosos minerales y vitaminas.

Ingredientes
3 huevos
300 gr de harina
Una cuchara de aceite
2 sobres de tinta de calamar
Una pizca de sal
400 gr de langostinos crudos
1 paquete de la gulas
1 diente de ajo
1 copa de brandy
Una cucharada de harina
500 gr de leche
5 chalotas
Nuez moscada
Sal y pimienta
Instrucciones
  1. Para hacer la pasta fresca: colocar la harina haciendo un volcán y poner en el centro los huevos, la sal, la tinta y el aceite. Comenzar mezclando con un tenedor, para acabar amasando con las manos (usar guantes)

  2. Lo mejor es amasar durante unos cinco minutos o diez, consiguiendo que la masa se despegue de la mesa y de las manos. Tapar con un film y dejamos reposar una media hora

  3. Colocar la máquina en la posición más ancha. Tenemos que pasar unas 6 veces cada trozo. Hay que doblar cada vez la masa a lo largo en tres plieges y cambiar la dirección en que la pasamos

  4. Cuando están todos los trozos amasados, vamos pasándolo por todas las medidas de la máquina hasta alcanzar el grosor deseado. Durante este tiempo iremos viendo cuándo la masa nos pide que la espolvoreemos con harina

  5. Al final nos quedarán unas láminas rectangulares muy largas. Las podemos cortar por la mitad para que sean más manejables. Solo queda pasarlas por el rodillo de corte que elijamos

  6. Se puede cortar para espaguetis o tallarines. Lo mejor es dejar la pasta secando en un palo de madera o en un secador específico. A continuación cocemos en agua con sal durante dos minutos

  7. Para la salsa: picar la cebolla y pelar los langostinos reservando las cabezas

  8. En una sartén con aceite, pochar la cebolla con las cabezas; cuando esté todo dorado, añadir la copa de coñac y dejar que se evapore el alcohol

  9. Una vez listo se tritura con una minipimer (se puede añadir un poco de agua) y se cuela por un colador muy fino, sacando una salsa de las cabezas (recomendamos no apretar mucho para que no queden arenas)

  10. En una sartén con aceite se ralla el ajo y se saltean los langostinos; cuando estén marcados añadir las gulas. Reservamos en un plato

  11. En esa misma sartén se pone una cucharada de aceite y en ella se tuesta una cucharada de harina. Añadir la salsa de las cabezas e incorporar la leche removiendo, hasta que tengamos la textura deseada para nuestra salsa

  12. Condimentar con sal, pimienta y nuez moscada. Reincorporar en la sartén los langostinos y gulas

  13. Servir la pasta con la salsa y los langostinos, espolvorear de parmesano y ralladura de corteza de lima y una pizca de cayena si te gusta el picante

Votación
11 votos
Comentarios

Pasta negra con gulas y langostinos