Pastel de queso feta y pasta filo

Esta receta de origen griego es una alternativa perfecta a picoteos más manidos como una empanada. Si lo acompañamos de una ensalada verde tenemos un plato principal muy sabroso para un día de primavera


Aunque pueda parecer extraño, este pastel salado se consume en Grecia de manera habitual como desayuno. Aunque la spanakopita, que es su nombre original, puede tomarse como aperitivo o, prácticamente, en cualquier momento del día. Su versión con espinacas forma parte de ese amplio recetario heleno que huye de productos derivados de la carne y está ligado al cristianismo ortodoxo. Ahora que llega el calor, este plato que nos propone Olga Sánchez, propietaria de la escuela de repostería Taller de sobremesa (A Coruña) es perfecto para disfrutarlo al aire libre como alternativa a picoteos igual de sabrosos, pero más manidos, como una empanada.

Ingredientes
Un paquete de pasta filo
· 250 gr. de queso feta
3 ó 4 huevos
150 gr. de nata
75 gr. de mantequilla derretida
Hierbas al gusto (tomillo, romero, orégano...)
Sal y pimienta recién molida
Instrucciones
  1.  Precalienta el horno a 180 º

  2. Engrasa el molde que vas a utilizar con un pincel manchado en mantequilla

  3. Corta las hojas de pasta filo del tamaño que se adecúe al molde que has escogido

  4. Desmiga el queso feta y reserva

  5. Mezcla los huevos con la nata y salpimenta la mezcla al gusto. Pero recuerda que el queso feta ya está salado

  6. Pinta con la mantequilla tres o cuatro hojas de filo disponiéndolas en el fondo del molde

  7. Luego, coloca por encima una capita de migas de queso feta y añade una buena pizca de la hierba que hayas escogido. Si es fresca y recién picada, mejor

  8. Cubre esta capita con parte de la mezcla de nata y huevos

  9. A partir de aquí, sigue pintando con mantequilla las hojas de filo y después arrúgalas como si fuese una hoja de papel, sin apretar, y disponlas sobre el molde hasta cubrirlo todo

  10. Vuelve a poner queso feta y la hierba que hayas elegido y vierte un poco más de la mezcla de nata y huevos

  11. Continúa con otra capa de filo engrasada y arrugada hasta cubrirlo todo

  12. Introduce en el horno precalentado y hornea durante 15 minutos, hasta que veas que la mezcla de huevos y nata ha cuajado y las capas de pasta filo están doraditas

  13. Saca del horno y ponle por encima un poco de miel en forma de hilos y algo más de la hierba utilizada

  14. Sirve caliente o templado acompañado de una ensalada verde

Votación
20 votos
Comentarios

Pastel de queso feta y pasta filo