Crostata con salsa de fresas

Importamos este clasicazo de la los desayunos italianos como alternativa a la repostería de confinamiento


No importa lo llena o no que esté, que siempre intento hacerle hueco al dulce en una comida o cena si veo que merece la pena. Pero hoy no os traigo un postre sino un dulce italiano para el desayuno: la crostata. 

Se trata de un plato muy típico para tomar por las mañanas en el país transalpino. En los trece meses que estuve viviendo allí, tanto en el norte como en el sur del país, no recuerdo una sola vez que fuera a casa de alguien y que no me sacara un trozo. Es más, en todos los hoteles en los que me he alojado hasta ahora, la crostata estaba ahí en la mesa del desayuno.

Sin embargo, a pesar de que me encanta, nunca la había preparado. Decidí darle una vuelta de tuerca, y en lugar del relleno clásico, que es una mezcla de fresas, azúcar y Grand Marnier llevados a la sartén, opté por algo más natural como la miel y me salté la parte alcohólica.

Ingredientes
400 gr harina
250 gr mantequilla
50 gr azúcar blanco granulado
1 huevo
Una pizca de sal
400 gr fresas
2 cucharadas miel
25 ml agua
Instrucciones
  1. Sobre una superficie plana pon la harina, haz un agujero en el centro y dentro añade la mantequilla a temperatura ambiente cortada en trozos, el huevo y el azúcar. Mezcla bien y amasa con las manos.

  2. A continuación envuelve en papel film y mete la masa en la nevera durante al menos dos horas.

  3. Mientras tanto prepara el relleno. Corta las fresas en trocitos y échalas en un cazo junto con la miel y el agua. Revuelve durante tres minutos y deja enfriar.

  4. Pasadas las dos horas, saca la masa de la nevera, estírala con un rodillo, pásala al molde (que será de 20 cm) y crea un borde de 4 cm.

  5. Vierte la salsa de fresas una vez ya fría encima y cierra la crostata con cordones de pasta de la masa sobrante. Espolvoréalos con azúcar granulado por encima.

  6. Hornea a 180ºC colocando el molde en el nivel más bajo del horno. Primero, durante 10 minutos con función ventilada y otros 20 minutos más con calor solo abajo.

  7. Cada electrodoméstico es diferente así que cuando veas que se pone doradita como en la foto, retírala.

Autor Carlota Fariña s una coruñesa experta en márketing y redes sociales de empresas vinculadas al sector de la alimentación. Plasma su pasión por la fotografía culinaria y los viajes en su blog cuoredipane.com y en su cuenta de Instagram @carlotafarina
Votación
5 votos
Comentarios

Crostata con salsa de fresas