Lenguado a la meunière

Una exquisitez sencillísima de preparar para no quedarnos con la recurrente versión a la plancha

Raciones2

Muchos padres se quejan de lo mal que comen sus hijos el pescado, puedo considerarme una afortunada porque mis hijos adoran los pescados, creo que tienen a quien parecerse porque a mi de pequeña siempre me gustó comer productos del mar. De hecho, hoy sigo siendo más de pescado que de carne. 

En casa hacemos los pescados de mil y una formas, como he comentado en el blog; pero esta elaboración que os traigo hoy fue siempre mi favorita. El lenguado a la meunière es una exquisitez muy fácil de preparar y que se convierte en una alternativa perfecta para no acabar preparando el recurrente lenguado a la plancha, que lógicamente si la materia prima es maravillosa poco más necesita.

Muchos comentáis que os resulta difícil cocinar pescados a la plancha. Pero hay algún truquillo que os puede servir de ayuda: 

  • Usar una buena plancha/sartén antiadherente es fundamental.
  • Dar la vuelta al pescado con ayuda de una espátula es muy importante para no romperlo
  • La potencia del fuego: yo en una escala de 1-9 lo pongo en 7 y nunca añado el pescado antes de que la plancha ya haya cogido una buena temperatura
  • Siempre añado sal al pescado antes de cocinarlo
  • Entre pieza y pieza paso una servilleta a la plancha para eliminar restos del pescado anterior que se quemarán y estropearán el siguiente (odio cuando los pesados se sirven con trocitos ennegrecidos que quedan en la plancha)
  • Un buen truco para que no se pegue nada es el siguiente: cocináis el pescado un minuto por cada lado para que coja un bonito color dorado, continuáis haciéndolo sobre papel vegetal en la plancha (los minutos que haga falta por cada lado)
  • Por último el archiconocido truco de cocinar el pescado antes por el lado con piel
Ingredientes
Dos lenguados (los pedís en la pescadería para hacer a la plancha)
80 gr. de mantequilla (una buena)
El zumo de un limón
Perejil fresco
Harina
Aceite de oliva virgen extra
Sal
Instrucciones
  1. Añadimos sal a los lenguados por ambas caras y los pasamos por harina, dando golpecitos para sacar el exceso

  2. Calentamos una plancha amplia (en mi caso era necesario porque el tamaño de los lenguados era importante)

  3. Añadimos 4 cucharadas de aceite de oliva y freímos los lenguados 4 minutos* por cada cara a fuego medio-fuerte

    *Esos 4 minutos son para lenguados de 500 gr aproximadamente, si son más pequeñitos no será necesario tanto tiempo.

  4. Mientras tanto podemos hacer la salsa: en un cazo pequeño añadimos la mantequilla con el zumo del limón; una vez se haya derretido y cogido algo de temperatura apartamos del fuego y añadimos un puñado de perejil picado. Reservamos.

  5. Servimos los lenguados rociando sobre ellos la salsa

Autor Lola Crespo Esta madrileña afincada en A Coruña es, además de abogada, estilista culinaria y una estupenda cocinillas. Prueba de ello dan los casi 20.000 seguidores que a diario siguen sus recetas en su Instagram: @frambuesaycaramelo. Puedes seguirla también en su blog: www.frambuesaycaramelo.com
Votación
12 votos
Comentarios

Lenguado a la meunière