Pavlova de caramelo con mascarpone y frambuesas

Si ya sorprende la clásica ni te contamos cómo se quedan los comensales ante esta maravilla de versión

RacionesPara una pavlova de 3 pisos de 15 cm

Para los que no conozcáis este postre, la pavlova consiste en una base de merengue sobre la que se pone nata o alguna crema y, normalmente, fruta fresca. La primera referencia escrita sobre esta delicia se encuentra en un libro de Nueva Zelanda de 1929, y parece ser que se inventó con motivo de la visita de la bailarina rusa Anna Pavlova a este país (aunque Australia también se atribuye su origen).

A continuación os dejo mi versión:

Ingredientes
200 gr. de clara de huevo (aprox. 6 claras)
400 gr. de azúcar blanco
1 cucharada de Maizena
1/2 cucharadita de cremor tártaro
1 cucharadita de vinagre blanco
1 o 2 cucharaditas de pasta concentrada de toffee (Home Cheff)
Para la crema y la decoración:
250 gr. de queso mascarpone
150 gr. de nata para montar fría
150 gr. de nata para montar fría
250 gr. de frambuesas
Un puñadito de almendras tostadas fileteadas
Para la salsa de toffe:
75 gr. de azúcar moreno
150 gr. de nata para montar
15 gr. de mantequilla
Instrucciones
  1. Para la pavlova: Los metemos en el horno e inmediatamente bajamos la temperatura a 120º. Horneamos durante una hora y 15 minutos. Cuando pase ese tiempo, apagamos el horno y dejamos enfriar dentro del horno cerrado.

  2. Comenzamos a batir las claras y el cremor tártaro con una batidora de varillas o el accesorio globo de nuestro robot de cocina, a velocidad media-alta. Cuando comiencen a espumar y blanquear, vamos añadiendo el azúcar poco a poco.

  3. Añadimos la maizena y el vinagre y subimos a velocidad alta, hasta que el merengue comience a formar picos blandos. Añadimos la pasta de toffee y batimos un poco más, hasta que se integre. 

  4. Dividimos el merengue entre los 3 círculos que habíamos dibujado y, con ayuda de una espátula o la parte de atrás de una cuchara, le ayudamos a tomar forma de discos.

  5. Los metemos en el horno e inmediatamente bajamos la temperatura a 120º. Horneamos durante una hora y 15 minutos. Cuando pase ese tiempo, apagamos el horno y dejamos enfriar dentro del horno cerrado.

  6. Para la salsa de toffee: Ponemos en un cazo al fuego el azúcar moreno con la matequilla hasta que esta se disuelva y el azúcar comience a derretirse. Apartamos un momento del fuego y añadimos la nata.

  7. Volvemos a llevar el cazo al fuego y revolvemos hasta que no se noten granitos de azúcar. Dejamos que hierva y reduzca, teniendo en cuenta que espesa al enfriarse.

  8. Montaje: Cuando los discos de merengue estén fríos, cogemos el primero con mucho cuidado, ya que son muy delicados, y lo colocamos en el recipiente donde vayamos a servir la pavlova.

  9. Añadimos la crema de la primera capa. Lo mejor es colocar un montoncito en el centro e ir aplastándolo con una espátula o cuchara para que se deslice hacia el exterior. Intercalamos también unas frambuesas en la crema y unos hilos de salsa de toffee. Repetimos el mismo proceso con la siguiente capa. En la última añadimos también unas almendras fileteadas tostadas para dar un toque crujiente.

  10. * Podemos preparar la base de la pavlova con antelación, pero una vez hemos colocado la crema, la pavlova debe servirse cuanto antes, ya que la humedad estropearía el merengue.

Por Eva Salorio Esta coruñesa es la autora del blog www.conaromadevainilla.com y del Instagram foodie @conaromadevainilla, que tiene casi 29.000 seguidores.
Votación
6 votos
Comentarios

Pavlova de caramelo con mascarpone y frambuesas