Tarta Tatin de manzana

El postre más famoso de la repostería francesa no es tan laborioso como otros dulces y requiere tantos ingredientes como los dedos de una mano

Raciones6

No por nada es uno de los platos más famosos de la repostería mundial. Y procede, por supuesto, de Francia, país rey en materia golosa. El origen de la tarta tatin (que, para los puntillosos, hay que recalcar que se pronuncia tatá) la crearon las hermanas con apellido homónimo en  Lamotte-Beuvron en el siglo XIX. Eso sí, fue un repostero que cayó en este pequeño caserío el que, tras probar el manjar, se quedó enamorado de su sabor, consistencia y sutilidad. Llevó la receta hasta su restaurante parisino y, en homenaje a las inventoras de la tarta, les rindió tributo manteniendo su apellido.

Mucho tiempo después, este postre se ha mantenido intacto en composición porque, cuando las cosas son perfectas, no vale la pena cambiarlas. Aunque hay que tener en cuenta algunos apuntes para extraer todo el sabor de la tarta. Por ejemplo, que las mejores manzanas para preparar la tarta tatin son las que tienen un punto ácido: las Reineta, Golden o Granny Smith. Y en el caso de querer permitirse una licencia poética hay un punto que admite flexibilidad. Se trata de la masa. Aunque la versión original se hace con masa quebrada o masa brisa, también puede hacerse con hojaldre.

Ingredientes
1,2 kg de manzana
150 gr de mantequilla
140 gr de azúcar
1 base de masa quebrada
Esencia de vainilla (opcional)
Instrucciones
  1. Lo primero que haremos para elaborar nuestra tarta tatin será dejar listas las manzanas. En esta ocasión utilicé manzanas golden un poco verdes que quedarán perfectas al caramelizarse. Pelamos las manzanas, las partimos en cuartos y eliminamos la parte central.

  2. A medida que vayamos preparando las manzanas, las colocaremos en un recipiente y las bañamos con un poco de zumo de limón para evitar que se oxiden.

    Pesamos el azúcar (también podemos utilizar panela, azúcar muscovado...) y la mantequilla. Reservamos el azúcar y ponemos la mantequilla en una sartén o una olla a fuego medio.

  3. Cuando tengamos la mantequilla prácticamente derretida, añadimos el azúcar y lo mezclamos con la mantequilla con unas varillas.

  4. Dejaremos la mezcla de la mantequilla y el azúcar a fuego medio unos 10 minutos hasta que se se caramelice la mezcla. Cuando tengamos el azúcar caramelizado lo pasamos con cuidado a un molde para horno y repartimos la mezcla por toda la base del molde.

  5. A continuación, encendemos el horno y lo precalentamos a 180ºC. Mientras alcanza la temperatura colocaremos, con cuidado de no quemarnos, las manzanas en el molde lo más apretadas posible. Cuando tengamos todas las manzanas colocadas espolvoreamos con un poco de azúcar la superficie y lo metemos en el horno a media altura durante 30 minutos a 180ºC, con calor arriba y abajo.

  6. Pasados los 30 minutos sacamos las manzanas del horno y dejamos que se enfríen un par de minutos. Cubrimos con la masa quebrada apretando un poco para compactar las manzanas, ajustamos los bordes metiendo un poco la masa hacia el interior y hacemos en el medio un pequeño agujero para que pueda salir el vapor.

  7. Metemos nuevamente la tarta en el horno otros 30 minutos a la misma temperatura hasta que las manzanas acaben de caramelizarse y la masa se dore.

    Pasados los 30 minutos apagamos el horno y sacamos la tarta tatin del horno. La dejamos reposar un minuto y le damos la vuelta con cuidado de no quemarnos con el caramelo.

  8. Ya tenemos nuestra tarta tatin lista, la base de masa quebrada crujiente y las manzanas caramelizadas y jugosas.

Autor David T. Cabanelas De Pontevedra, es el responsable de la web https://elcocinerocasero.com/, un proyecto que nace con la filosofía de compartir recetas que todas y todos podamos hacer en casa de manera sencilla y sin complicaciones.
Votación
179 votos
Comentarios

Tarta Tatin de manzana