Todos lo conocen, pocos lo han probado: estrénate con el ponche de huevo

Asociado a la época navideña, partimos de la receta estadounidense para elaborar inaugurar la Navidad de una manera diferente


Siguiendo con nuestra serie de bebidas navideñas, vamos a por otro clásico. En este caso, hablamos del ponche de huevo (eggnog). Muchos habréis oído hablar de esta bebida, pero pocos la habrán probado. Y es que no es algo que sea fácil de encontrar en un bar por su preparación.

El origen de este cremoso cóctel tan popular en Estados Unidos, Canadá y Gran Bretaña se remonta (como en el caso de otros tragos) a épocas medievales, cuando una bebida británica hecha con leche caliente mezclada con vino o cerveza tipo ale e infusionada con especias, llamada posset, se convirtió en un popular remedio para el resfriado y la gripe. El posset fue evolucionando y se le añadieron ingredientes como los huevos, y se reemplazó el vino por jerez. Estos ingredientes eran difíciles de obtener para el pueblo, pero esta bebida pronto se popularizó entre la nobleza, que empezó a añadir brandy y otros destilados a la receta.

Finalmente, la receta cruzó el Atlántico y tomaron protagonismo nuevos destilados más fáciles de obtener en el Nuevo Mundo, como el ron o el bourbon. Es aquí donde se empieza a asociar el ponche de huevo con la época navideña, y se sabe que el primer presidente George Washington solía servir una versión del eggnog a sus invitados. En este caso, la receta pide whiskey de centeno, ron y jerez.

La receta varia enormemente entre cada casa, y aún más en cada país, ya que se tiende a utilizar algún destilado nacional para la elaboración. Nosotros realizaremos la típica estadounidense:

Ingredientes
700ml de leche entera 
250 ml de nata para montar
1 cucharilla de canela en polvo
1 cucharilla de nuez moscada recién rallada y otro poco más para decorar
5 huevos, separados
125 gr de azúcar blanco
200 ml de bourbon
Instrucciones
  1. En un cazo calentamos la leche, la nata, la canela y la nuez moscada. Cuando empiece a hervir, retiramos y dejamos que enfríe.

  2. Mientras tanto, en un bol grande batimos las yemas de huevo con el azúcar hasta que se mezclen bien y se formen hilillos al levantar el batidor. Lentamente, iremos agregando la leche y seguimos batiendo hasta que todo esté perfectamente integrado y suave.

  3. En este momento añadiremos el bourbon, mezclamos y lo metemos en la nevera.

  4. Es ahora cuando nos tenemos que poner con las claras de los huevos. En un bol grande las batimos hasta formar picos, pero no es necesario llegar al punto de merengue. Una vez alcanzada la textura deseada, mezclamos suavemente con el resto del liquido que teníamos en la nevera hasta conseguir una mezcla homogénea.

  5. Se guarda en nevera y se reserva hasta la hora de servir, en cuyo momento rallaremos un poco de nuez moscada en cada copa.

  6. Como ya hemos dicho, se puede variar el destilado a utilizar o incluso mezclar varios como el ron o brandy. Otra gran opción es añadir un poco de helado de vainilla en lugar de la nata.

    Os lo recomiendo como cóctel para abrir boca durante mientras nuestros invitados esperan por la cena de Nochebuena o la comida de Navidad.

Autor Miguel Arbe Este coruñés trabajó en Londres, Dubai y Japón rodeado de bartenders de referencia antes de volver a su ciudad natal. Ahora tras ser finalista de premios como los Young British Foodies o Sumiller del Mes (revista Food and Travel Magazine), se puede disfrutar de sus cócteles tras la barra de Bordello Lenceria (Instagram: @bordellolenceria)
Votación
9 votos
Comentarios

Todos lo conocen, pocos lo han probado: estrénate con el ponche de huevo