¿Un cóctel contra los catarros? En Estados Unidos es la revolución

El «hot buttered rum», un trago medicinal típico norteamericano, ayudará a que nuestros resfriados pasen a mejor vida o, al menos, a que conciliemos el sueño


En estos días en los que muchos sufrimos por culpa de un molesto resfriado o caemos presos de esas gripes que traen los temporales, lo más adecuado es combatirlo como mejor sabemos: con una bebida caliente que nos permita sudar esos virus. Hoy hablamos del Hot Buttered Rum o, como diríamos en castellano, ron caliente mantequillado, si es que esa expresión existe.

 Si el sonido de las palabras ron, mantequilla, miel y especias (como canela, clavos y nuez moscada) suena como algo que te place, entonces te sentirás atraído por este cóctel tan típico de estas fechas en Estados Unidos. Está presente desde los tiempos coloniales, y se dice que ya era algo consumido en Europa, donde recordaremos que los vinos especiados tienen mucha historia. Fue llevado por marineros ingleses al Nuevo Mundo, donde reemplazaron por ron el brandy que les daban en sus raciones cuando se asentaron en las islas caribeñas, y calentaban ese licor para soportar los fríos viajes por el Atlántico. 

 El caso es que la receta ya está presente en libros de cocina casera de los tiempos de George Washington, y parece ser una versión de un Hot Toddy, un trago caliente con whisky, especias, miel y hierbas; solo que en este caso se reemplaza el whisky por ron y se le añade un poco de mantequilla. Como os podéis imaginar, como sucede con todas las recetas caseras, existen múltiples variantes. La que os propongo a continuación es una más entre cientos, pero espero que os guste.

Ingredientes
50 ml de ron añejo (especiado, mucho mejor)
1 cucharada de miel
1 cucharada de mantequilla sin sal
1 rama de canela
2 clavos de olor
Nuez moscada
150 ml de agua caliente
Instrucciones
  1. En un cazo ponemos a hervir el agua con la canela y los clavos a fuego medio-bajo.

  2. Mientras tanto, en una taza preparamos el ron y la miel.

  3. Cuando hierva el agua, la vertemos en la taza con el ron y la miel y rallamos un poco de la nuez moscada, revolvemos para disolver la miel y, cuando esté disuelta, añadiremos la mantequilla, que dejaremos disolver revolviendo suavemente.

  4. Para decorar podemos utilizar una ramita de canela y una rodaja de limón con un par de clavos de olor insertados en ella.

Autor Miguel Arbe Este coruñés trabajó en Londres, Dubai y Japón rodeado de bartenders de referencia antes de volver a su ciudad natal. Ahora tras ser finalista de premios como los Young British Foodies o Sumiller del Mes (revista Food and Travel Magazine), se puede disfrutar de sus cócteles tras la barra de Bordello Lenceria (Instagram: @bordellolenceria)
Votación
34 votos
Comentarios

¿Un cóctel contra los catarros? En Estados Unidos es la revolución