La sopa de verduras que vino del Este

El Borsch, cuyo ingrediente principal es la remolacha, es uno de los platos más típicos de Rusia y Ucrania

Raciones4

Eso de pronunciar cinco consonantes seguidas, de inmediato nos recuerda a una palabra de los países del este de Europa. Más concretamente a lo que la mayoría cree que es una crema de remolacha, aunque en realidad es una sopa con base de carne y de esta raíz. El origen, como otras muchas cosas, se lo disputan ucranianos y rusos. Aunque también en sus distintas modalidades está extendida por todos los países del norte europeo.

En esta ocasión vamos a tratar de cocinar la versión original, que parte de un caldo de ternera para luego ir completando con distintas hortalizas. Aunque también hay una versión fría en la cocina rusa, la que hoy nos ocupa es un reconstituyente tras una jornada de invierno para calentarse y reponer fuerzas. Los vegetales se podrían triturar pero es mucho más interesante disfrutar de las distintas texturas y de los tropezones de carne. Por cierto, las remolachas al horno le aportarán un sabor distinto que si las cocemos en agua. Eso sí, el color granate intenso y los aromas nos indican que estamos ante una sopa muy exclusiva, a pesar de que es un plato muy popular.

Ingredientes
1,5 litros de agua
300 gr de costilla de ternera
2 zanahorias
2 cebolletas
1 diente de ajo
1 hoja de laurel
Unas hojas de perejil
6 Bolas de pimienta negra
Sal
3 remolachas frescas
Un cuarto de repollo
1 zanahoria rallada
1 cebolleta
1 patata
Aceite de oliva virgen extra
Nata agria
Instrucciones
  1. Hacemos un caldo poniendo todos los ingredientes bien limpios en una olla. Los dejamos cocer durante un par de horas a fuego suave hasta que la carne esté tierna. Rectificamos de sal.

  2. Ponemos las remolachas bien envueltas en papel de aluminio en el horno a 220º durante 40 minutos. Retiramos, pelamos y reservamos.

  3. En una sartén con muy poco aceite pochamos la cebolleta cortada en tiras, añadimos media remolacha asada también en tiras y ponemos el tomate concentrado. Dejamos sofreír durante 5 minutos a fuego suave.

  4. En una cazuela ponemos el caldo colado a hervir, añadimos la patata y la remolacha cortada en trocitos, el repollo cortado en tiras, la zanahoria rallada y el sofrito de remolacha cebolla y tomate. Dejamos cocer a fuego suave durante 30 minutos. Ya sólo nos queda añadir la carne de las costillas limpia y troceada. Rectificamos de sal.

  5. Para la presentación, echamos la sopa muy caliente en un bol, ponemos una cucharada de nata agria y terminamos con un poco de perejil picado. Seguro que un ruso y un ucraniano nos dirían que no tiene nada que ver con su Borscht, pero también estoy seguro que se lo comerían todo sin rechistar siempre acompañado de un buen trago de vodka. ¡Vashe zdorovie!

Autor Marco Soriano de Tejada La mitad de la pareja coruñesa de «foodies» creadora del blog La cocina es vida muestra en sus posts su manera de entender el mundo de la gastronomía y su defensa a ultranza de la cocina atlántica y el producto local. http://lacocinaesvida.com/
Votación
93 votos
Comentarios

La sopa de verduras que vino del Este