Hemingway Daiquiri: el cóctel que inventó el paladar con más aguante

El autor de «Adiós a las armas», bebedor empedernido, sufría de hemocromatosis, así que ideó una variante de su trago favorito con menos azúcar pero, eso sí, el doble de ron


Uno de los más famosos tragos de la coctelería mundial es el Daiquiri. Estoy seguro de que todos hemos oído hablar de él y muchos hemos tenido la oportunidad de beberlo. Este cóctel de ron cubano, que nos refresca solo con nombrarlo, tiene mil y una variantes. Y hoy vamos a hablar de una de ellas... Y no, no estamos hablando del Daiquiri de fresa. Hablamos de un Papa Doble, Hemingway Daiquiri o Hemingway Special.

Empezaremos entonces por conocer un poco la base. En este caso, el Daiquiri. El nombre procede de una playa y de las minas de hierro de una zona cercana a Santiago de Cuba. Supuestamente, esta combinación de ron, lima y sirope fue inventada por un ingeniero de minas que trabajaba en la zona alrededor del año 1900.

En un principio, la bebida se consumía de manera local y se servía en un vaso alto sobre hielo; pero fue evolucionando hasta la que conocemos hoy en día,en una copa coupé. El bum de su consumo fue la década de los años 30 y 40, cuando muchos americanos visitaban la isla.

Pero, ahora bien, esa receta se parece sospechosamente a la del grog que los marineros británicos bebían en 1740 para prevenir el escorbuto en sus viajes, al mezclar su ración diaria de ron con limas o limones que llevaban para tal fin, algo de azúcar y agua. Esta era una bebida muy habitual en todo el Caribe, y en desde el momento en el que el hielo se pudo conseguir más fácilmente, el reemplazo del agua de la receta por este no se hizo esperar.

Ahora vamos con el amigo Ernest. Como ya hemos comentado en artículos anteriores, Hemingway era un bebedor profesional, pero tenía un pequeño problema, sufría de hemocromatosis, una enfermedad hereditaria que puede provocar diabetes. Por lo tanto, intentaba evitar el azúcar y cuando visitaba la Floridita en La Habana solía pedir su Daiquiri sin azúcar y doble proporción de ron. Así nació el Heminway Special. Posteriormente, el cóctel evolucionó con el añadido de licor de maraschino y zumo de pomelo, y hoy en día se le añade un poco de sirope de azúcar, para contentar a paladares menos extremos que el de Hemingway.

Ingredientes
100ml Ron Cubano poco añejado (¡Recordemos que es doble! Usaremos la mitad para un Daiquiri clásico)
20ml licor de maraschino (no es necesario si hacemos un clásico)
30ml jugo de pomelo (no lo usaremos para el clásico)
30ml jugo de lima
15ml sirope simple (una parte de agua por una de azúcar)
Instrucciones
  1. Para empezar, enfriaremos la copa coupé con hielo y agua, al igual que haremos con todos los tragos que no llevan hielo.

  2. En una coctelera llena de hielo añadiremos todos los ingredientes y agitaremos vigorosamente para conseguir una buena temperatura y dilución, tan necesaria en este potente trago.

  3. Vertemos todo el contenido de la coctelera en nuestra copa enfriada mediante un colado doble y decoramos con una rodaja de lima, pomelo o sus pieles.

Por Miguel Arbe Este coruñés trabajó en Londres, Dubai y Japón rodeado de bartenders de referencia antes de volver a su ciudad natal. Ahora tras ser finalista de premios como los Young British Foodies o Sumiller del Mes (revista Food and Travel Magazine), se puede disfrutar de sus cócteles tras la barra de Bordello Lenceria (Instagram: @bordellolenceria)
Votación
8 votos
Comentarios

Hemingway Daiquiri: el cóctel que inventó el paladar con más aguante