Albóndigas: el clásico que nunca pasa de moda

Las hay de todos los tipos y colores, pero las de toda la vida son inmejorables. Guarda esta receta como oro en paño para asegurarte una receta de toda la vida de 10

Raciones6

Ahora que vais a tener unos días de vacaciones por los carnavales, no todo van a ser laconadas. Las albóndigas me encantan de cualquier forma. Pero esta vez en lugar de hacerlas solo con carne de ternera les he puesto un poco de cerdo para que queden bien jugosas, con algo más de grasita. Las sumerjo en salsa de verduras con su cebollita pochada, su zanahoria, su pimiento verde, nuestro caldo casero y un poco de vino de mi tierra ourensana, un Ribeiro. Se salen de ricas.

Una vez las tengas hechas puedes seguir estos consejos:

  • En la nevera aguantan hasta 4 días.
  • Puedes acompañarlo de un arroz de guarnición, de esta forma te servirá de plato único. También de unas patatas fritas ya sea como bastones o patatas paja. 
  • No compres tus albóndigas en bandejas ya envasadas en el supermercado, llevan productos químicos para alargar su vida útil.

Ingredientes
2 huevos
2 cucharadas de vino blanco
80 gr. de leche
1 diente de ajo muy picado
2 cucharadas soperas de pan rallado
1 cubilete de perejil picado
100 gr. de carne de cerdo
750 gr. de carne picada de ternera
Sal y pimienta al gusto
Para rebozar y freir: harina para envolver las albóndigas y aceite de oliva virgen extra
Para la salsa:
2 cebollas picaditas
1 zanahoria picada en taquitos muy pequeños
1 pimiento verde picado
150 gr. de vino blanco
1 tomate pelado cortado en taquitos
1 ajo muy picadito
600 gr. de caldo de carne casero
200 gr. de guisantes congelados
Sal
Instrucciones
  1. Para las albóndigas: poner en un bol los huevos, las dos cucharas de vino, la leche, el diente de ajo picado, el pan rallado, el perejil y, añadir la carne. Mezclar hasta que quede una masa homogénea.

  2. Deja reposar 15 minutos. Prueba el punto de sal (no pasa nada por comer un poco de carne cruda si está en buen estado).

  3. Da forma a las albóndigas (saldrán unas 60 bolitas de tamaño bocado o la mitad si son hermosas).

  4. Pasa por harina, retira el exceso y frie en abundante aceite de oliva virgen extra poco tiempo ya que las terminaremos en la salsa.

  5. Para la salsa: en tu olla habitual, vierte el aceite hasta cubrir en fondo. Calienta.

  6. Cuando el aceite esté caliente echa la cebolla, la zanahoria y el pimiento verde finamente picados. Pocha a fuego medio hasta que veas que las verduras están desvitalizadas, lacias o marchitas.

  7. Cuando empiecen a coger color, agrega el ajo y el tomate, y deja que estos se doren un poco.

  8. Incorpora el vino y deja cocer sin tapar hasta que se reduzca y evapore el alcohol, cuando veas que las verduras empiezan a agarrarse al fondo -intentar pegarse- es el momento de verter el caldo casero.

  9. Deja a fuego lento que el caldo se vaya concentrando, al menos unos 20 minutos.

Por Rosa Ardá Nacida en Marín, esta enfermera tiene casi 20.000 seguidores en su Instagram (@velocidadcuchara) gracias a las recetas que publica en velocidadcuchara.com, muchas de ellas pensadas para Thermomix.
Votación
19 votos
Comentarios

Albóndigas: el clásico que nunca pasa de moda