«¡Bienn!»

Santiago Domínguez estalló de alegría tras la hora de nervios previa a que recibieran la confirmación