Laza se resiste a la modernidad

La villa ourensana mantiene la esencia de su entroido, con hormigas, harina y peliqueiros, sin dejarse cegar por los centros comerciales, los buzos y el espray